He decidido crear este blog porque me he marcado un objetivo, y sé que es más probable que lo cumpla si mantengo la constancia de ir escribiendo aquí mis progresos al respecto. Mi meta no es escalar el Himalaya, llegar a presidenta de la ONU ni fundar mi propia cadena de librerías (aunque no estaría mal). Nada de eso. Lo que persigo es celebrar la próxima Nochevieja con un chico especial en vez de tener que pasarla otra vez con mi familia, soportando que mi primo pequeño cante villancicos a grito pelado mientras Belén Esteban da las campanadas.
Empieza mi cuenta atrás. Ready, steady, go!

lunes, 12 de abril de 2010

Y ya estamos en Abril

El reloj sigue haciendo tic tac y yo sigo más sola que la una. Tuve una primera cita desastrosa con un chico que conocí en un bar una noche, pintaba bien pero luego solo quería ir a su piso a la faena. No le culpo. Empiezo a pensar que se pueda encontrar hoy en día gente que todavía busque una relación basada en el conocimiento del otro, en la comprensión. Quizá no exista esa persona con la que las cosas salgan naturales.
¡¿Es que todos los hombres de este planeta piensan exclusivamente en mojar?! Al menos sí los que yo conozco. No os sintáis ofendidos los demás.

Agradezco infinito los comentarios chicos, intentaré seguir vuestros consejos y apuntarme a alguna actividad donde ampliar mi círculo de conocidos :D


Está sonando... I got you, de Leona Lewis.

jueves, 4 de marzo de 2010

Algunas veces

Algunas veces me apetecería esconder la cabeza debajo de la colcha de la cama y pasarme así días enteros. Tengo la impresión de que el mundo podría esperarme cuarenta y ocho horas, después de todo no soy bombera ni trabajo de nada que requiera mi presencia en caso de emergencias. Por suerte sé que hay gente que me echaría en falta, que se preguntaría dónde estoy, y quizá eso es lo que me impide enterrarme bajo las sábanas.
En fin.
Volviendo al tema que me ocupa, siguen sin aparecer hombres en mi vida. El problema fundamental es ese, que no tengo de dónde escoger, y por lo tanto es difícil sopesar pros y contras de unos y otros. Mi círculo de amistades lo componen casi exclusivamente mujeres. Si alguien lee esto, si hay alguien ahí al otro lado de la línea, agradecería algún consejo. Estoy bastante perdida ante la gran pregunta: ¿qué quieren los hombres? ¿Qué les interesa? ¿Qué les atrae?


Está sonando... Thanks for the memories, de Fall Out Boy

miércoles, 24 de febrero de 2010

Cursi

Así estoy hoy, cursi. ¿Nunca os habéis levantado con ganas de poneros un vestido con vuelo y asistir a un baile de esos con lámparas de araña? Igual no, a lo mejor es que yo soy rara. A veces me pregunto si no tendré un trastorno bipolar sin diagnosticar que me hace cambiar de humor como de camisa, no me entiendo ni yo.
Esta tarde hay café de nuevo, espero traer noticias felices mañana y no otra crónica de mi aburrimiento con todo lujo de detalles. ¿Y si me gustan las mujeres? ¿Puede ser que por eso no tenga novio todavía, a pesar de mi respetable edad? No sé. Todo podría ser, cuando una está cursi lo único que apetece hacer es darle vueltas al coco. Lástima que tenga que estudiar.


Está sonando... I hate this part, de las Pussycat Dolls.

jueves, 18 de febrero de 2010

Charco

Tenéis que leer esto, ha sido realmente cómico. Creo que si no me río de ello me echaré a llorar, ahora mismo me siento un poco como Bridget Jones... solo que con el pelo más largo y más oscuro.
Iba caminando por la calle, llovía y llevaba el paraguas abierto sobre mi cabeza. Tenía un poco de prisa, así que miraba a mi alrededor con cierta confusión leyendo los letreros de las fincas para orientarme. De pronto de un portal ha salido un chico muy guapo, ojos oscuros, pelo rizado. La única pega era que estaba fumando, pero mi mente no ha registrado ese dato en el primer momento. He pensado que quien no arriesga no gana, así que intentando poner una mirada seductora he mantenido la vista fija en su cara mientras pasaba por su lado, me iba acercando, él me miraba... todo transcuría como a cámara lenta y casi podía oír en mi cabeza la canción You sexy thing de Hot Chocolate.
Y entonces, en el preciso momento en el que llegaba a su altura, sin apartar los ojos de los suyos, he metido el pie en un charco que me llegaba hasta la rodilla por lo menos. ¡Plaf! Se ha oído perfectamente el ruido del agua, mi zapatilla se ha empapado y buena parte de mis vaqueros también. Por favor, ha sido horrible. He seguido andando sin mirar atrás y me he puesto más roja que un tomate. Estoy convencida de que él ha empezado a reírse, al menos yo lo habría hecho de estar en su lugar... No soy buena diseñando estrategias, lo admito.


Está sonando... Rain, de Mika.

domingo, 14 de febrero de 2010

San Valentín

Sí, hoy es 14 de Febrero, pero en mi panorama el cielo continúa tan despejado como de costumbre. No hay pájaros a la vista. Como dice Jim Carrey en la película Olvídate de mí, "San Valentín es una fiesta inventada por los fabricantes de tarjetas para hacer que la gente se sienta como una mierda".
Seguramente si yo tuviera novio ni siquiera me acordaría de que hoy se celebra algo, porque creo que es un día ensalzado por los de marketing para hacer que la gente enamorada se gaste el dinero en regalos y la que está sola en antidepresivos. El caso es que no tengo novio, como ya sabréis, y hoy me he pasado todo el día estúpidamente enfadada con nada ni nadie en particular. Me voy a la cama, alguien debería borrar el 14 de Febrero del calendario.


Está sonando... Thinking of you, de Katy Perry.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Cafeteando

Hoy he salido a tomar un café con mis amigas. En cierto modo parecíamos las protagonistas de Sex and the city, ahí sentadas, jóvenes, risueñas, con la energía necesaria para comernos el mundo y la jovialidad suficiente para que nuestra conversación pudiera parecer perfectamente la escena de cualquiera de esas películas. Solo fallaba una cosa. Las protagonistas de esos films suelen ser chicas solteras que se quejan de los hombres y elaboran planes de fiesta atrevidos y tan locos que cansan solo de pensarlos. En mi caso la única soltera era yo y no había fiesta: he aguantado estoicamente tres horas de charla incesante sobre las relaciones de unas y otras, en medio del torbellino, abrazada a mi taza de café como si me fuera la vida en ello. Patético.
No es que tenga nada contra mis amigas, las conozco tanto que ya son como una parte de mí, y me alegro sinceramente de que hayan encontrado chicos con los que compartir sus vidas. Lo que pasa es que cuando he vuelto a casa me he puesto a pensar... ¿Y si realmente es verdad eso que dicen, que si realmente quieres algo lo consigues? ¿Quiere eso decir que estoy sola porque me lo busco? ¿Que de alguna manera... espanto a los hombres?
¿Hago algo mal?
¿Estoy enviando las señales equivocadas?
En la película Qué les pasa a los hombres uno de los personajes dice sabiamente que las señales las inventamos las mujeres, que en realidad no existen y que si un chico quiere salir con una chica hará que ocurra. ¿Por qué nadie hace eso conmigo? No estoy precisamente animada, aunque tampoco sé a quién se lo estoy contando porque dudo seriamente que alguien lea este blog xD
En fin, tengo como diría Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany's, un día rojo.


Está sonando... I dare you to move, de Switchfoot.

sábado, 6 de febrero de 2010

Lleno de nada

Anoche salí de fiesta, y aunque no esperaba encontrar al amor de mi vida en un ambiente discotequero nunca hay que perder la esperanza. Me puse un vestido corto, unos tacones considerables y tardé tres horas en depilarme. Eso sin contar que me molesté en perfilarme los ojos con la ayuda de un delineador de crema y un bastoncillo de algodón para los oídos con el que casi me quedo tuerta. También me planché el pelo.
¿Sirvió de algo todo eso? La respuesta es no, rotundamente. Bueno, miento, en un momento determinado pisé sin querer a un pobre chaval al que debí dejar el pie con un agujero como el del clavo de Cristo, y que luego pretendía que le diera un beso como compensación. Por si os estáis preguntando por qué me negué - si está tan claro que mi propósito es precisamente encontrar un hombre - os diré que es porque una tiene pincipios. Que busque un chico especial no quiere decir que me vaya a tirar a la yugular del primer espécimen del sexo masculino que me cruce.
En fin, el resultado es que sigo tan soltera como hace dos días y además con dolor de cabeza :D



Está sonando: Wonderwall, de Oasis.